11111

Lesiones Deportivas … ¿Cual es la realidad?

La actividad deportiva tiene riesgos y beneficios. Estos últimos están cada vez más claros y más expandidos y no nos dejan dudas pero cuando analizamos los riesgos, la información se torna compleja y controvertida.

El porqué es simple. Con el advenimiento de la industrialización y tecnificación de todo, los deportistas alcanzan grados de rendimiento extremos, impensados en otra época. Ello es debido a que los rangos de movimientos son más amplios merced, muchas veces a dispositivos especiales que permiten lograr una optimización en el trabajo articular; si a esto le sumamos que en pos de mejorar la performance, los entrenamientos son cada vez más arduos y reiterativos, que las más de las veces no se tienen datos médicos deportivos que justifiquen determinadas intensidades de trabajo, que aún y a pesar de la abundante información no se logra implementar el calentamiento previo a la actividad, que no haya una alimentación adecuada y que se abusen de medicamentos que pueden influir negativamente más allá de sus objetivos de uso; la presencia de lesiones seguirá haciendo estragos en la sociedad deportiva no me dijiste porqe se arma quilombo si me das un beso

Lo cierto es que la exigencia que plantea el éxito deportivo no reconoce límites. Hay un sinnúmero de ejemplos de deportistas de elite que han minimizado sus lesiones, no han establecido tiempos óptimos para su recuperación o, peor aún, han acelerado indebidamente sus recuperaciones y hoy están sufriendo las consecuencias de artrosis prematuras o defectos crónicos en articulaciones claves como tobillos, hombros o caderas que han hecho tirar por la borda todos los beneficios obtenidos durante la carrera competitiva o que han acortado la misma. Basta ver hoy a tenistas que ya no pueden seguir compitiendo al ritmo vertiginoso de campeonatos ultracompetitivos semana a semana.

Todo ello, sin duda, paga tributo. ¿ Todavía no se conocen los límites del ser humano ?. La decodificación del genoma ayudará a mejorar aún más el rendimiento ? ¿se podrán prevenir lesiones desde un punto de vista genético para aquellos que tienen mayor predisposición ?. La constante investigación resolverá estas preguntas pero ¿que hacemos hoy?

¡ Prevenir lesiones es fácil !

Los conceptos vertidos anteriormente pueden y deben implementarse y ello es relativamente fácil. Está probado que elementos tan sencillos como el calentamiento previo, serio de por lo menos 15 minutos de duración, una dieta que aporte una buena dosis de proteínas, elementos claves estructurales del sistema músculoligamentario, ayuda en mucho a reducir las tan indeseadas lesiones. Realizar una biomecánica adecuada al movimiento básico de la disciplina que se practique es otro de los elementos a tener en cuenta. Muchos deportistas realizan un movimiento que les es propio, se acostumbran a él pero luego sobrevienen inconvenientes por mal uso de las articulaciones en forma reiterativa. Estas se llaman lesiones por sobreuso que también pueden darse a pesar de una biomecánica correcta. El común denominador de estas lesiones es la fatiga de los tejidos por sobrecarga. Las fuerzas no son necesariamente patológicas por sí mismas, pero la naturaleza repetitiva de la actividad produce una incapacidad fisiológica para hacer frente a las demandas impuestas sobre el organismo. Otros tópicos a resaltar son la indumentaria, particularmente el calzado, el descanso previo, la falta de hidratación, etc.

¡ Rehabilitar lesiones es fácil !

En muchas ocasiones sólo se trata de tiempo. ¡ Respetar el tiempo!. Con el objeto de no perder rendimiento y volver rápido la actividad, los deportistas inician frecuentemente el proceso de recuperación pero, desafortunadamente, lo abandonan prematuramente o recomienzan los entrenamientos mientras continuan con el tratamiento. Ello conduce inevitablemente a la no restauración, ad íntegrum, de la zona afectada a la vez que deja debilitada y propensa a una próxima lesión cuando se den las circunstancias. Un detalle sumamente importante es que cuando se presenta una lesión durante un juego, hay que parar aún sintiendo que se puede continuar, parar porque la consecuencia es el agravamiento de la lesión inicialmente leve. Esto sucede con frecuencia, los deportistas se doblan un tobillo, pasa la molestia inicial, continúan con el juego y a las pocas horas aparece la lesión en todo su esplendor con hematoma, tumoración y dolor correspondiente.

Finalmente es importante, asimismo, recalcar la importancia de elongar y percibir la laxitud que sobreviene luego de la práctica deportiva, que dejaría al cuerpo más apto y en mejor condición para afrontar una nueva sesión.

La prevención de las lesiones implica la observancia y modificación estricta de las causas, así como buscar el equilibrio entre la fuerza muscular durante la contracción y la elongación durante la relajación.

Dr Jorge Osvaldo Jarast

CARDIOFITNESS - Mansilla 3967. CABA. Bs As, Argentina - Tel.(+05411) 4833-4706/4834-6563 - e-mail: info@cardiofitness.com.ar